• El parlamentario precisó que: “Espero que la presidenta de la misma importancia y urgencia legislativa- que otorgó al proyecto de interrupción del embarazo en 3 causales-, a esta iniciativa que busca apoyar a esas mujeres que, queriendo ser madres, no pueden por distintas causas médicas”.

• La iniciativa busca ampliar hasta los 40 años de edad (hoy es hasta los 37), la cobertura de Fonasa para las mujeres que deseen someterse a tratamiento de fertilidad.

La idea, plasmada en un proyecto de resolución del que es autor, plantea a la Presidenta Bachelet la necesidad de modificar el actual sistema de cobertura que entrega Fondo Nacional de Salud para este procedimiento médico.

De acuerdo a los antecedentes proporcionados por el diputado Verdugo, en Chile la infertilidad afecta a un 15% de la población en edad fértil y los tratamientos para ello son variados, al igual que las técnicas utilizadas de fertilización asistida, las que van desde aquellos denominados de baja complejidad como la inseminación artificial, la inseminación intrauterina hasta los denominados de alta complejidad, como la fecundación in vitro.

En cuanto a los costos estimativos, el diputado por la Región del Maule explicó que respecto de los tratamientos de fertilidad asistida, estos van desde los $249.930 (tratamientos de baja complejidad) a los $2.186.188 (tratamientos de alta complejidad); aclarando que estos valores son referenciales, toda vez que en caso de no obtener resultado satisfactorio a un procedimiento, si requiere iniciar otro, deberá solventar los gastos del nuevo tratamiento.

Un dato sumamente relevante de mencionar –dijo el parlamentario- es que los problemas de infertilidad afectan tanto a hombres como a mujeres, la diferencia radica en que es la mujer quien, por razones biológicas, puede dar a luz, no obstante existir tratamientos para ambos, sea en conjunto o por separado dependiendo de la causa de la infertilidad.

“Hoy en día, las mujeres han postergado la maternidad por diferentes razones, como el desarrollo profesional, situación que antes no era viable, toda vez que la mujer si realizaba estudios superiores, éstos quedaban inconclusos, o no ejercía su profesión por dedicarse al matrimonio, la familia o la maternidad”, explicó el diputado.

En ese sentido, el legislador agregó que la búsqueda de la maternidad de la mujer -en promedio-, es a partir de los 30 años, llegando incluso las futuras madres primerizas a encontrarse cercanas a los 40 años. Es más, añadió, hoy existe un porcentaje considerable de mujeres que por motivos laborales, personales, o sentimentales inicia su vida familiar, con posterioridad, consecuentemente postergando su maternidad.

Si bien existen tratamientos de fertilidad cubiertos por Fonasa, tanto los de baja como los de alta complejidad, los mismos establecen como rango de cobertura etario entre los 25 y los 37 años, lo que resulta insuficiente y desajustado a la realidad, toda vez que a los 25 años algunas mujeres se encuentran terminando su carrera, en vías de titulación o iniciando su vida profesional.

A juicio del diputado Verdugo, resulta indispensable por los altos costos que conllevan los tratamientos, sumados a las nuevas tablas de mortalidad que sostienen una mayor proyección de vida para hombres y mujeres, que la edad de cobertura de los tratamientos sea mayor a la existente, ya que los derechos reproductivos tanto de hombres como de mujeres no pueden verse limitados o privados por razones económicas y por la evidente falta de actualización de datos, estadísticas o la realidad concreta que como país tenemos en esta materia.

“Lo preocupante, es que si las mujeres no cumplen con el requisito de edad y por tanto Fonasa no cubre el tratamiento, la única posibilidad es buscar apoyo médico en una clínica privada, siendo muchas veces inaccesible por su alto costo”, señaló Verdugo.

Para concluir dijo el parlamentario: “Espero que la Presidenta de la misma importancia y urgencia legislativa que otorgó al proyecto de interrupción del embarazo en 3 causales, a esta iniciativa que busca apoyar a esas mujeres que, queriendo ser madres, no pueden por distintas causas médicas”, dijo.